El pasado sábado 19 de marzo, con motivo de la cercanía del día mundial de la poesía, la Casa de España organizó una velada poética y musical llamada Fusión en la cafetería Have A Cup.

Desde tiempos remotos, de Oriente a Occidente, la poesía y la música han sido dos de las formas de expresión más altas del ser humano, de su sentir y de su existir. 

 

La Casa de España combinó ambas expresiones artísticas para transmitir un mensaje de paz ante los conflictos bélicos que ocurren en el mundo. Treinta y cinco personas se unieron a este canto de concordia con un cartel de lujo. 

 

Fusión ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada e imprescindible de Santiago Rupérez, poeta con más de 30 años escribiendo los más bellos versos de Oriente y Occidente y seis libros publicados. Rachid Lamarti, autor de varios libros de poesía, traductor de poetas taiwaneses y profesor en la Universidad de Tamkang.  Por último, pero no menos importante, el reconocido músico y director de orquesta, Francisco Flores.

 

Tras el discurso de bienvenida del presidente de la Casa de España, D. Ricardo Blázquez, y unas palabras del director general de la Cámara de Comercio de España en Taiwán, D. Eduardo Euba, dio comienzo la velada.

 

Para romper el hielo, Rachid Lamarti y Francisco Flores interpretaron un poema musicalizado. 

 

A continuación, Rachid Lamarti, envuelto en el silencio de los asistentes fue recitando sus poemas y quemándolos al terminar. Algo que impactó y sorprendió mucho al público. 

 

Francisco Flores volvió a llenar la sala con sus bellas melodías interpretando un poema musicalizado con su guitarra española.

 

Santiago Ruperez tomó el relevo para deleitarnos con su vida plasmada en sus delicados y bellos poemas.

 

Y, para terminar, Francisco Flores nos volvió a maravillar con una interpretación de guitarra de una canción que compuso cuando viajaba por la lluviosa y verde Inglaterra.

 

Para asimilar tanto arte, el acto se interrumpió para tomar un café y unos pasteles e intercambiar impresiones. Una conversación muy animada que se desarrolló en un ambiente inmejorable y sirvió de puente para la última parte de Fusión, la tertulia.

 

Durante la tertulia, numerosos socios y amigos recitaron poemas propios y ajenos. Sorprendió su alta calidad interpretativa, en especial, Javier Caramés. También hubo preguntas del público muy interesantes que nos ayudaron a conocer mejor el proceso creativo de la poesía y su importancia en el mundo actual.

 

Todo lo bueno tiene un fin, y tras la clausura, todos los asistentes se quedaron con ganas de más Fusión y más Casa de España en Taiwán.

 

Para los que no pudieron asistir, Santiago Rupérez Mwo, socio de la Casa de España en Taiwán, grabó este video del evento:

https://youtu.be/1sat58cy3js

 

Disfruten de la poesía y de la música para construir un mundo mejor.