El pasado 28 de mayo tuvo lugar en Taipéi la comida de la VIIIª Asamblea General de la Casa de España, lo que permitió a los asistentes disfrutar nuevamente de todo aquello que viene caracterizando estos encuentros: buena comida, buen vino y buen ambiente. En esta ocasión, se pudieron disfrutar dos deliciosas paellas (de marisco y vegetariana), cocinadas in situ por José Miguel Blanco, miembro de la Casa de España. El plato principal fue precedido por entrantes típicos, y regado con excelente vino y cerveza. Sin embargo, el éxito del evento no sólo puedo palparse en el plano gastronómico, sino también en el humano. El volumen, la intensidad y la duración de las conversaciones fue una prueba evidente de que los asistentes se sintieron complacidos ante la oportunidad de reencontrarse con viejos conocidos y de conocer a nuevas personas que, de una forma u otra, se encuentran ligadas a la comunidad hispana en Taiwán.

Previamente a la comida tuvo la celebración de la VIIIª Asamblea General, en la cual los miembros compartieron información e hicieron balance sobre el último año, al mismo tiempo que se marcaron y debatieron las líneas de los proyectos futuros. En este sentido, habría que informar que la Casa de España en Taiwán anima a los socios a realizar actividades dentro de la asociación. Esas actividades, en la faceta de propuestas y organización serían conducidas por los propios socios. El papel de la secretaría (secretario(arroba)casaespanataiwan.com) consiste en facilitar las vías de comunicación para llevarlas a cabo. La Casa de España en Taiwán invita a sus socios a escribir al secretario para dar a conocer todos los proyectos posibles (encuentros, celebraciones, excursiones, tertulias…).

La asamblea y la comida fueron un éxito.

Un cordial saludo.