Esta última semana de noviembre de 2019 estuve en Kaohsiung, Taiwán. Una ciudad en la que viví ocho años.

 

Durante mi estancia tuve la suerte de coincidir con la cena de la Peña Atlética Formosa, de la Casa de España. Esta Peña se formó hace nueve años y hoy sigue siendo un éxito entre los españoles, o gente relacionada con el español. No es poco para una ciudad como Kaohsiung.

 

Claro esta que esta Peña no hubiera sobrevivido sin el espíritu de su presidente, don Pepe Campos. Don Pepe aporta a esta Peña el empaque y amor necesarios para lograr que estas citas sean un éxito y hacernos a todos partícipes.

 

Como siempre nos juntamos en el Hola, la sede de la Peña. El Hola es el restaurante español de Kaohsiung, regentado por Ángel Martos, y que siempre cumple con los estándares españoles. Es como estar de vuelta a España por un rato y disfrutar de nuestra gran gastronomía.

 

La cita fue el viernes 30 de noviembre a las 8 de la tarde. Poco a poco fuimos llegando todos. Esta vez la cena fue un éxito a nivel de participación, nos juntamos diecinueve personas en total. Acudieron socios que realizan distintas labores en Taiwán, estudiantes de chino, profesores, empresarios, ingenieros y eclesiásticos.

 

La cena fue fantástica, nuestro amigo Ángel nos deleito con unos muy buenos entrantes y un segundo plato a escoger, entre bacalao a la vizcaína, magret de pato o entrecot a la plancha. Todo esto marinado con un buen vino de la casa, Ballad de Bodegas Marín de Cariñena.

 

Al final, la buena comida y la conversación nos llevo a todos a tomar una última copa al Lighthouse, un bar de Kaohsiung por el que todo extranjero suele pasar. Allí aguantamos unos cuantos hablando de fútbol (Atlético y más Atlético) y de las cosas que pasan hoy por el mundo.

 

Una gran noche más para esta Peña que aguanta igual que aguanta el Atlético, a base de empuje y casta.

 

¡Nos vemos en la próxima!